Los hongos en las palomas

Los hongos en las palomas.

Autor: Lic. Yoel Machado Muro   Calabazar de Sagua, Villa Clara.

Correo Electrónico: yoel.machado@nauta.cu

Introducción

Muchos autores y mejores colombófilos han escrito sobre el tema de las enfermedades en las palomas, sin embargo, en los últimos años se han incrementado los reportes de enfermedades causadas por hongos en los palomares. Al tratar de encontrar información al respecto en la literatura especializada, la información además de ser escasa, es confusa y vemos que se habla muy superficialmente sobre los hongos, los síntomas que pueden presentarse y las maneras de combatirlos, por tanto he considerado  oportuno retomar una vez más el tema, profundizarlo, actualizarlo y tratar de despejar las dudas que a menudo se encuentran los colombófilos en el manejo de sus colonias.

No pretendo con este artículo ganar nada,  ni mucho menos poner un punto final, sólo exponer algunas ideas que pueden ser enriquecidas, debatidas y cuestionadas si es para que todos ganemos en claridad ante temas tan importantes. No soy un experto en el tema, de cuando recibí la asignatura Microbiología en mi carrera hasta la fecha ha llovido bastante, pero lo poco que sé, que es el único patrimonio que tengo, lo comparto y lo pongo a disposición de todos.

Generalidades

El término hongos designa a un grupo de organismos entre los que se encuentran los mohos, las levaduras y las setas.  Estas últimas no afectan a las palomas, por lo que centraremos la atención en el resto de los grupos. La ciencia que se dedica al estudio de los hongos se llama Micología, por lo que las enfermedades causadas por estos organismos se denominan infecciones micóticas y los medicamentos que las combaten son antimicóticos.

El moho es un hongo que se encuentra tanto al aire libre como en lugares húmedos y con baja luminosidad. Existen muchas especies de mohos que son especies microscópicas, que crecen en formas de filamentos pluricelulares o unicelulares. El moho crece mejor en condiciones cálidas y húmedas; se reproducen y propagan mediante esporas.

En este grupo podemos encontrar los organismos del género Aspergillus que afectan directamente a las palomas cuando estas ingieren las esporas que se encuentran adheridas a los alimentos húmedos y al polvo de los nidos. Los síntomas generales de la Aspergilosis se caracterizan por dificultad respiratoria y presencia de una especie de moco verdoso sobre la lengua y el paladar (forma pulmonar) o puede aparecer fractura de plumas y piel pelada en algunos casos (forma dermatológica).  Ningún tratamiento es completamente efectivo por lo que es necesario llevar a cabo medidas profilácticas generales para evitarlo.

Algunos mohos son capaces de producir sustancias tóxicas que contaminan los alimentos, las llamadas micotoxinas. Las micotoxinas pueden contaminar los granos destinados al consumo de las aves. Las micotoxinas son bastante resistentes a la descomposición y a la destrucción durante la digestión, por lo cual permanecen activas. Las toxinas más comunes en los granos son producidas por especies de los géneros Aspergillus, Penicillium, y Fusarium, entre otros. Estas micotoxinas suelen causar micotoxicosis primarias, cuando los productos contaminados se ingieren directamente.

De manera general todos los granos que consumen nuestras aves pueden contener micotoxinas si han tenido un manejo inadecuado después de la cosecha o en el proceso de almacenamiento, pero especial atención hay que tener con los granos oleaginosos que se utilizan como el ajonjolí, maní y otros, los que suelen ponerse rancios y fermentados, caldo de cultivo para que los hongos produzcan estas sustancias tóxicas. Una vez que la paloma ha ingerido una cantidad considerable de toxinas, el daño es irremediable, no existe un tratamiento que pueda revertirlo. Las palomas suelen presentar en estos casos una importante pérdida de peso, inapetencia, problemas respiratorios y finalmente la muerte.

En el caso de las levaduras existen especies que son utilizadas en la industria alimentaria y que se pueden suministrar a las palomas de manera suplementaria, tal es el caso de la levadura de cerveza Saccharomyces cerevisiae, sin embargo existe un género de levaduras que resulta muy peligroso y que se ha hecho muy frecuente su diagnóstico en los últimos años, nos referimos al género Candida, que se caracteriza porque su reproducción es totalmente asexual, específicamente por gemación o bipartición.

Candida albicans

La especie Candida albicans es realmente la que más afecta a nuestras palomas, aunque puede afectar a otros animales y al hombre.  Este hongo habita normalmente el tracto digestivo de la paloma y se encuentra regulada por Lactobacillus y otras bacterias que pueblan la flora microbiana. Ante cualquier desbalance en la población microbiana, esta levadura tiende a multiplicarse de manera exagerada y afectar a la paloma.

Entre las causas fundamentales que producen los desbalances en la flora digestiva se encuentran el estrés generado por las condiciones del clima, los concursos, los cambios de alimentación, la cría de pichones, la superpoblación del palomar, la presencia de algunas enfermedades y muy especialmente el uso indiscriminado de antibióticos.  Es muy común que el colombófilo vea algo que no le gusta en una paloma, cualquier síntoma y aplique un antibiótico de inmediato. Esto debilita aún más la flora porque el producto destruye a las bacterias beneficiosas que allí habitan, mientras que Candida albicans va ocupando el espacio y creciendo exageradamente.

Sintomatología

Al conjunto de síntomas y signos asociados a esta levadura se le conoce como candidiasis, muget, candidiasis o moniliasis, la ciencia ha descrito tres formas de presentarse, en dependencia del lugar en que aparezcan. Estas formas puede ser cutánea, afectando el exterior de la cabeza del ave, digestiva y aftosa, esta última  se caracteriza por la presencia de pústulas de color amarillento en la garganta y el paladar. Muchas bibliografías plantean que estas pústulas se desprenden con facilidad, pero no es siempre así, algunas son muy difíciles de desprender, de intentarlo el animal puede llegar al sangrado. Estas pústulas suelen aparecer únicamente en los pichones de tan solo algunas semanas de edad y generalmente se trata de colonias del hongo adheridas a pequeñas heridas realizadas por daños mecánicos o el simple consumo de granos ásperos y con puntas como es el arroz con cáscara o la avena.

Los síntomas característicos de la candidiasis digestiva son el paladar pegajoso, pérdida de peso, poco apetito y bajos rendimientos deportivos. Es necesario explicar todo el curso de la enfermedad para que podamos identificarla. Primeramente el hongo comienza a recubir todo el sistema digestivo, de adentro hacia afuera, por lo que la boca es el último lugar en que pueden aparecer las pústulas. Esta invasión al buche impide la absorción de los alimentos y por tanto estos suelen acumularse. Algunas palomas pueden aparentar un apetito exagerado (come- come) al inicio y predilección por los granos pequeños,   debido a que las aftas en la garganta y esófago impiden el paso del alimento, en otros casos se llenan el buche de agua y pueden presentarse vómitos producto a la incapacidad para digerir los alimentos, este vómito tiene un olor muy desagradable, esto  desencadena en la falta de apetito, apatía en general, la consecuente pérdida de peso, deterioro general y finalmente la muerte. La forma digestiva es posiblemente la que más está afectando a las palomas actualmente, tanto a jóvenes como a las adultas, muchas veces como consecuencia de la sobre medicación.

Como puede verse el espectro de síntomas es extenso y confuso, sólo el análisis de laboratorio podría asegurarnos el 100% de certeza, algo que resulta complicado en Cuba.  A las palomas muertas puede realizársele la necrosis y de ser positivo el ataque del hongo podríamos observar todas las paredes del buche y esófago recubiertas de una masa gruesa de color amarillo. No debe confundirse con la Trichomoniasis o canker, en esta última las placas de la boca, garganta y paladar son de color más claro y se desprenden fácilmente, son además algo planas.

Tratamiento

Afortunadamente a diferencia de los casos anteriores existen tratamientos efectivos para Candida, no obstante ante lo confuso de los síntomas es aconsejable la prevención.

Los productos disponibles en Cuba para esta afección sería el sulafato de cobre, a razón de 1g/litro de agua X 3 días. Es efectivo, pero al mismo tiempo muy invasivo, por lo que recomiendo preparaciones de este producto como es el caso del fármaco FP-1 a razón de 1 cc/L de agua x 3 días.

Cuando comienzan los síntomas y preventivamente puede aplicarse Nistatina en suspensión, disponible en farmacias, muy efectivo, pero algo más lento. Se recomiendan unas 3 aplicaciones por día, aproximadamente 1 cc directamente por el pico.

Existen tabletas de Nistatina y de otros antimicóticos como es el caso del ketoconazol, pero es mejor la suspensión porque mantiene un contacto mayor sobre las zonas afectadas. Además son medicamentos altamente tóxicos, que producen efectos perjudiciales al hígado y otros órganos. En caso no tener otra opción que usarlos la cantidad a suministrar por paloma sería la de 1/8, o sea seccionar cada tableta en 8 partes iguales y dar una en cada día, esto para ambos fármacos.

Medidas preventivas

Las medidas preventivas generales deben cumplirse en cuento a higiene, cuarentenas, desinfección y todas aquellas que el asociado estime pertinentes, no obstante a partir de mi experiencia personal y de lo que me han enseñado grandes maestros de la colombofilia les voy a sugerir un conjunto de ideas que pueden servir de guía práctica y que cada cual puede adaptar a sus condiciones e incorporar su propia experiencia.

Sugerencias prácticas:

1- Evitar el uso indiscriminado de los antibióticos, sobre todo en los pichones, algunos requieren más tiempo para ir enriqueciendo su sistema inmunológico.

2- Programar los tratamientos preventivos dejando los antimicóticos  para el final.

3- Suministrar vinagre frecuentemente, puede ser varios días a la semana y no tiene que ser de manzana, pero si preferentemente casero, lo que nos interesa de él son sus bacterias ácidas. El vinagre puede ser curativo también a razón de 1 cucharada sopera /litro de agua durante 7-10 días o rociado sobre la comida (15cc/kg de alimento).

4- Suministrar solución de Lugol o simplemente Tintura de yodo a razón de 3 o 4 gotas por litro al menos 1 vez por semana.

5- Suministrar yogur a los alimentos al menos 1 vez por semana, este contiene bacterias ácidas que pueden llegar a poblar la flora digestiva y combatir al hongo manteniéndolo a niveles razonables.

6- Tener mucho cuidado con la calidad del agua que damos a las palomas, evitando el uso de agua que ha sido almacenada por varios días.

7- Nunca suministrar un alimento enmohecido, ni con secado deficiente porque contienen mucha humedad, el lugar perfecto para los mohos.

8- En el caso del maní es preferible semitostarlo antes de darlo a las palomas, pero esto no destruye las micotoxinas, aconsejo probar un grano de cada legumbre antes de usarlo.

9- Combinar el tratamiento siempre con vitamina A. Una fuente de esta que se encuentra disponible es el multivit o polivit, pero es bueno recordar que la vitamina A no es soluble en agua por tanto sugiero suministrarlo en el alimento.

 

Estas son algunas ideas, ojalá les sirvan de ayuda.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *